CAUSAS Y CONSECUENCIAS

La anemia tiene tres causas principales:

1. Pérdida de sangre
2. Falta de producción de glóbulos rojos
3. Aumento en la velocidad de destrucción de los glóbulos rojos

Causas de la Anemia

Perdida de Sangre

La pérdida de sangre es la causa más frecuente de la anemia, especialmente en el caso de la anemia por déficit de hierro. La pérdida de sangre puede ser de corta duración o pero también puede ser crónica, y persistir durante un tiempo.
Las menstruaciones abundantes y el sangrado de los aparatos digestivo o urinario son las causas más frecuentes de pérdida de sangre. Pero la cirugía, los traumatismos y el cáncer también pueden ocasionarla.

 

Enfermedades hereditarias
Entre las enfermedades hereditarias que hacen que el cuerpo destruya demasiados glóbulos rojos se encuentran la anemia de células falciformes, las talasemias y la deficiencia de ciertas enzimas. Estas enfermedades producen defectos en los glóbulos rojos que los hacen morir más rápidamente que los glóbulos rojos sanos.

Aumento en la Velocidad de Destrucción de los Glóbulos Rojos

Debido ha:
Aumento de tamaño del bazo
La esplenomegalia o las enfermedades de este órgano aumentan la velocidad de destrucción de los glóbulos rojos. El bazo es un órgano que facilita la eliminación del cuerpo de los glóbulos rojos viejos. Si el bazo está enfermo o aumentado de tamaño, retira más glóbulos rojos de lo normal y produce anemia.

 

 

 

Falta de Producción de Glóbulos Rojos

Una alimentación deficiente en hierro, ácido fólico (folato) o vitamina B12 puede impedirle al cuerpo la producción de suficientes glóbulos rojos. 
Así mismo ell cuerpo necesita una hormona llamada eritropoyetina para producir glóbulos rojos. Esta hormona estimula a la médula ósea para que produzca estas células. Las concentraciones bajas de eritropoyetina pueden causar anemia.

 

Anemia hemolítica
En la anemia hemolítica también se destruyen demasiados glóbulos rojos. Sin embargo, algunas enfermedades hereditarias o adquiridas y otros factores, pueden causar anemia hemolítica, como es el caso de algunos trastornos inmunitarios, algunas infecciones, ciertas medicinas o las reacciones frente a transfusiones de sangre.

Consecuencias de la Anemia

Instituciones que colaboran con nuestro proyecto